Rodrigo Reyes

Administración

Gerente de Cuentas Clave

Desde niño me ha interesado enormemente la naturaleza, su belleza, sus misterios y las leyes que lo rigen todo. Me maravilla imaginar que alguna inteligencia poderosa pudo diseñar y crear con prácticamente los mismos elementos tanto una ameba microscópica como la red neuronal de un cerebro humano. Una vez que me convertí en padre me sentí parte de ese misterio natural capaz de reproducir la vida. Siento que cuando nos damos cuenta que todo en el universo está conectado a los mismos principios creadores, desarrollamos un potencial infinito.

Me apasiona la comunicación humana en todas sus formas de expresión, ya sea que se trate de lenguaje, de música, de arte o de coordinación de acciones. La habilidad intrínsecamente humana de comunicarnos ha sido el motor de nuestro desarrollo pero también la fuente de la mayoría de nuestros males. Me inspira encontrar las causas, las motivaciones y las aspiraciones que tienen las personas para hacer lo que hacen: ¿qué nos mueve?, ¿qué nos aterra?, ¿hacia dónde vamos?, y sobre todo: ¿existe otra manera?

Imagino un mundo en el que la meta humana es el desarrollo de la conciencia. En este mundo ya no hay países, no hay fronteras y no hay separación del yo y los otros. En ese lugar todos somos y todos hacemos con la mente y el espíritu puestos en el equilibrio de la vida.