fbpx

BIO Empaque

¿La respuesta al desperdicio está en los bio empaques?

A través de los años la industria del empaque ha evolucionado de tal manera que ha aumentado en su producción sin importar el impacto que causa en el medio ambiente. La mayoría de los empaques que existen son contaminantes de alto grado y con un tiempo de degradación mínimo de 500 años. La industria alimenticia es el mayor productor de empaques y donde muchas veces no son necesarios. Pareciera que cada vez han avanzado más los productos pero no así los empaques que los contienen ¿Cuál es la alternativa para dar solución a este problema? Esta es la generación del cambio y es momento de reemplazar el plástico y materiales contaminantes por diferentes alternativas; eliminar los empaques que no son necesarios como por ejemplo la caja de cartón que protege la pasta de dientes. El argumento sobre el uso indiscriminado del plástico o el unicel es que no existían opciones limpias y sobre todo de bajo costo. Hoy la realidad es muy distinta. Estas son algunas de las alternativas de uso cada vez más común.

DESECHABLES

Existen muchos tipos de productos desechables, pero en este caso particular nos enfocaremos a los manufacturados con unicel (poliestireno expandido). Este material es tan dañino para el medio ambiente que tarda entre 100 a 1000 años en degradarse en una posibilidad mínima de ser reciclada. Hay diversas alternativas para reemplazar este material y disminuir su consumo.
  • Hechos a base de hojas. Este proceso se basa en hojas compactadas y no se utiliza ningún tipo de aditivos sintéticos o colorantes artificiales. Tarda 28 días en descomponerse.
  • Hechos a base de masa biodegradable. Toman un tiempo de degradación de 90 a 240 días, sin dejar residuos tóxicos en el ambiente gracias a que los microorganismos se alimentan de los productos logrando reintegrarlos a la naturaleza.
Uno de los problemas más frecuentes es el exceso de empaques innecesarios que en aras de proteger al producto se crean embalajes en cantidades masivas sin importar la descomposición o posible reutilización. Por otro lado, se encuentran muchos productos que realmente no necesitan un empaque, como por ejemplo las frutas o verduras en charola de plástico o unicel. El punto crítico es que 20% de la basura que se produce en el mundo está directamente relacionada con los empaques del consumo diario.
“México es un gran consumidor en general, lo cual genera 100 millones de toneladas de basura al año. De esta cantidad sólo se recicla el 33%”
Existen muchas alternativas que en el pasado funcionaban correctamente solo que se vieron reemplazadas por el estilo de vida de las personas, todo fue aumentando y se necesitaban mayores líneas de producción y los materiales naturales no eran la opción. Se optó por métodos baratos sin importar la causa y hoy el medio ambiente necesita de mucha ayuda.
Pueden venir en el futuro muchas innovaciones en materiales, en empaques con productos cada vez más limpios y biodegradables pero la acción más contundente sigue estando en la responsabilidad personal de cambiar nuestros hábitos de consumo. No se trata de consumir menos o limitar los productos que utilizamos sino de hacernos más conscientes sobre aquello que verdaderamente necesitamos en la vida y de qué manera podemos participar en su consumo, como por ejemplo proveer nuestros propios recipientes al centro comercial, mercado, cines, restaurantes de comida rápida, etc.
Como un buen reto, para la próxima vez que estés haciendo tu lista de compras piensa de qué manera eso que necesitas puede portarse en un recipiente que tú mismo lleves. Te aseguro que encontrarás varias maneras creativas de resolverlo.
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn